Personaje del mes: Rukia, de Bleach

Cuando vemos una serie de anime o leemos un manga siempre hay un personaje, o varios, que nos llaman la atención, que nos gustan bien físicamente o por su forma de pensar.

Sin embargo, a muchas y muchos os habrá pasado que, aunque al principio nos puede gustar el “príncipe” o la “princesa” de la historia, al final nos quedamos con el/la sirviente o el secundario, porque hemos visto cómo éste se iba haciendo un hueco en nuestro corazoncito llegando a desplazar a nuestra primera elección.

Cuando esto ocurre no es más que una valoración crítica. Me explico, al principio lo que más nos atrae es el físico pero después vamos observando el carácter del personaje, su forma de pensar, de ser, de actuar, etc. y, claro, llegamos a la conclusión de que nos puede gustar más otro personaje, aunque no sea el más guapo, o el bueno.

En esta sección vamos a analizar “psicológicamente”, desde el punto de vista de una “Psicóloga de personajes” a muchos de los personajes que pueden encontrar en los miles de mangas y animes que tenemos.

Y para comenzar, nuestro primer personaje a analizar será Rukia Kuchiki, de la serie de manga y anime Bleach.

LA HISTORIA DE RUKIA

De la historia de Rukia podemos decir que pertenece a la Decimotercera División, al mando del Capitán Ukitake. Rukia es una shinigami y, como todos los shinigamis, es un alma que a veces entra en el mundo humano con el objetivo de atrapar almas de los muertos y llevarlas a la Sociedad de Almas así como para combatir “hollows”, monstruos que devoran las almas indefensas.

Es una chica de estatura pequeña y con un aspecto frágil pero eso lo compensa con una fuerza de voluntad enorme.

De su pasado poco se sabe al principio del manga o del anime y no es hasta bien entrado en la historia que descubrimos los orígenes del mismo: Rukia fue abandonada cuando apenas era un bebé por su enfermiza hermana mayor Hisana. Ésta nunca se perdonaría su falta y, antes de morir, hizo jurar a su marido, el frío y sereno Byakuya Kuchiki que buscara a su hermana y que la hiciese adoptar por la familia Kuchiki, cosa que hizo aunque el encuentro fue algo diferente.

SU CARÁCTER

Rukia es un personaje que puede parecer frío y distante y, de hecho, eso es lo que ella pretende hacer creer a la gente. Su propia historia hace que su personalidad sea tan poco sociable pues durante su vida, al menos gran parte, estuvo sola y salió adelante por sí misma.

A pesar de ser una shinigami importante y reconocida, aunque a veces más por estar relacionada con Byakuya que por quien es ella, el hecho de ser lo que es para ella no es tan importante. Ella ha luchado por lo que ha querido, hasta la última fase, en la que ascendió sin pasar por duras pruebas. Aún así, la historia de las batallas en esta Sociedad no ha hecho más que potenciar su aspecto solitario y de ermitaña que tiene (muertes, sacrificios, etc).

Al principio de la serie (tanto del anime como del manga) se nos presenta una Rukia antipática y enojada por lo que le ocurre. No se fía de nada ni de nadie y el hecho de tener que confiar en Ichigo, el shinigami sustituto, le molesta sobremanera.

Sin embargo, conforme vamos avanzando en la historia, aunque su carácter sigue manteniéndose en la misma línea (a fin de cuentas ese es el personaje) sí que podemos ver algunos atisbos de acercamiento y de comienzos de amistad con otros personajes, no sólo “compañerismo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies