Hatsune Miku y sus clones

Hatsune Miku es la ídol virtual más famosa. Creada en Japón por Crypton Future Media para el programa de sintetización de voz  Vocaloid. Es sin duda la primera ídol que se ha logrado que parezca real a pesar de su marcada estética anime, en buena parte debido a sus apariciones en directo, y no solo a través de una pantalla de ordenador o TV, como había sucedido con otros personajes creador por ordenador.

Su éxito, no solo en Japón sino también en el resto del mundo, ha sido tal que no solo ha realizado conciertos en vivo como si se tratara de una estrella del pop, sino también publicidad, y ha creado su propia línea de merchandising. Los fans coleccionan su música, sus figuras, decoran sus coches con imágenes de ella… Y como con cualquier ídol japonesa, se ha creado toda una serie de información a su alrededor. Así sabemos que tiene 16 años, mide 158cm, pesa 42 kg… y ya solo le faltaría que le especificaran su grupo sanguíneo (algo que tiene mucha importancia en Japón, más allá de su importancia médica).

HatsuneMiku01

Pero como todo lo que tiene éxito, han empezado a salir-le clones. Al principio fueron personajes creados por la misma compañía, para complementar su producto, y que le acompañaban en los conciertos, como los gemelos Kagamine Rin y Kagamine Len o Megurine Luka (un modelo más adulto, tanto por supuesta edad como por la forma de su cuerpo), pero actualmente otros países como China o Corea están desarrollando sus propias ídols virtuales para diversos fines, incorporando incluso efectos especiales en sus actuaciones.

HatsuneMiku02

Hasta la fecha la mayor parte de estos cantantes virtuales lo hacen en japonés, chino, inglés y coreano, pero también hay dos personajes, Bruno y Clara, desarrollados por Voctro Labs que desde su lanzamiento a finales de 2011, cantan en español.

Sin duda Hatsune Miku, a pesar de no ser realmente la primera, ha creado una moda que parece muy lejos de agotarse, así que sin duda seguiremos viendo nuevos y mejores clones de ella en los próximos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *