¿Pornografía infantil? Kodansha investigada

La revista Young Magazine de la editorial Kodansha que tenia que salir el día 12 de Enero se vio retrasada por que iba a incluir una fotografía “moralmente impropia” de Kasai Tomomi, cantante de AKB48, que está a punto de licenciarse de esta formación e iniciar su carrera en solitario.

Hasta aquí quizás podríamos pensar que se trata de una noticia curiosa, seguramente motivada por la diferente visión que puedan tener los japoneses de la moralidad (del que constantemente nos llegan noticias que podríamos considerar “curiosas” para los occidentales). Pero en realidad esta noticia ha traído consecuencias, y todavía pueden derivarse muchas más.

La foto

La polémica se inició a causa de la fotografía de la cantante y modelo en la que se ve a esta desnuda con un nuño occidental tapándole los pezones. La editorial consideró que la fotografía “era socialmente inaceptable y que podría causar sentimientos desagradables en los lectores” por lo que decidió cambiarla. Aquí no vamos a entrar en valoraciones, pero les dejamos la fotografía para que opinen.

Kodansha01

Las consecuencias

La primera de las consecuencias de este cambio de fotografía es el económico, pues se considera que este cambio podría costarle a la editorial más de 300 millones de yenes (unos 2.5 millones de euros), pues la fotografía era la cubierta del photobook de la artista que se publicitaba en la revista (ambos publicados por Kodansha). Estos costes serían debidos tanto a los costes de impresión añadidos, como a los de publicidad y edición. Hay que tener en cuenta que no solo se trata de la revista, sino también que de momento se ha paralizado la venta del photobook, que en principio estaba previsto lanzarse a principios de Febrero y en estos momentos no tiene fecha de lanzamiento.

Kodansha02Pero no acaban aquí los problemas, pues la policía de Tokyo al parecer está investigando a la editorial por un posible caso de distribución de pornografía infantil. Y aquí es dónde aparecen otra vez las curiosas leyes japonesas a este respecto. Según la legislación japonesa, el hecho de que el niño esté tocando los pezones de la mujer, al haber contacto físico podría considerarse pornografía infantil. Sin embargo, no habría pasado nada si el niño tocara el pecho en vez de los pezones, aunque estos se vieran. Y para acabar de complicar el tema, como se trata de un niño occidental, podría tratarse de un problema internacional, según la legislación de su país de origen, que podrían ser aún más restrictivas.

De momento Kodansha no ha dicho anda, ni siquiera ha confirmado si está siendo investigada realmente, pero el caso es grave ya que una acusación como esta podría ser castigada hasta con 5 años de cárcel y una multa de cinco millones de yenes (41.650€), y si además se agregan los cargos de incitación a un menor, podrían acarrear 5 años más de cárcel y una multa adicional de 3 millones de yenes (24.990€).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *