El Kabuki (II)

kabuki1

El periodo Genroku, que va desde 1673 a 1735 fue una época de prosperidad para el Kabuki, las estructuras donde se llevaban a cabo las funciones kabuki fueron formalizadas, durante este período, se determinaron también los diferentes tipos de personajes convencionales.

Durante esta época estuvieron asociados los teatros kabuki y ningyo joruri que luego se dio a conocer como bunraku―, y cada uno influenció el desarrollo del otro. Muchas obras de bunraku fueron adaptadas al kabuki, como Los amantes suicidas de Sonezaki, esta y otras obras causaron imitaciones de suicidios en la vida real por lo que el gobierno prohibió las obras sobre suicidios dobles de amantes en 1723.

La pose mie y el maquillaje kumadori que asemeja una máscara, se le atribuyen a Ichikawa Danjuro quien vivió durante este periodo.

A mediados del siglo XVIII, el kabuki fue desplazado por el bunraku entre las clases sociales bajas, y no fue hasta el final de ese siglo, cuando comenzó a resurgir.

En 1868 con la caída del shogunato Tokugawa, la eliminación de la clase samurái y la apertura de Japón a Occidente se produjo el resurgimiento del kabuki. En esos momentos la cultura tradicional vivía una lucha de adaptación a la nueva situación del país, los actores se esforzaron por aumentar la reputación del kabuki entre las clases altas y adaptaron los estilos tradicionales a los gustos modernos.

Durante la Segunda Guerra Mundial muchas casas kabuki fueron destruidas por bombardeos, y las fuerzas de ocupación prohibieron esporádicamente las ejecuciones de kabuki después de la guerra. En 1974 la prohibición fue levantada, y las funciones comenzaron una vez más.

En el Japón moderno, el kabuki es el más popular entre los estilos tradicionales de drama, y sus actores principales frecuentemente actúan en cine y tv, además algunas compañías teatrales actualmente utilizan actrices en los papeles onnagata.

El kabuki se encuentra en la lista de Obras Maestras del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad de la UNESCO desde el 24 de noviembre de 2005.

0 comentarios sobre “El Kabuki (II)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *