El jade, piedra de la eternidad

96d815c117b4db8edb87cb2d2cd18b46

En Occidente no existe un equivalente de lo que es el jade para los chinos, quienes lo utilizan desde hace más de siete mil años.

Procedente del silicato de calcio, llamado también nefrita, el jade (yu) es una piedra particularmente dura, cuyo pulido precisa de perseverancia y habilidad.

A causa de su estructura química y cristalina, presenta un variado colorido, formando dibujos y figuras que evocan plantas, océanos, cielos o paisajes, y puede por ello ser susceptible de adquirir connotaciones poéticas y mágicas.

Considerado como la materia de la eternidad, mucho más preciado que el oro, fue utilizado desde muy temprano para tallar las armas rituales o los famosos discos bi, unidos a las piezas cong, que simbolizan el universo y que probablemente jugaron un papel importante en la relación entre el hombre, la naturaleza y los astros.

dragon-en-jade-dinastia-shang-yin

En el universo taoísta se considera que el jade procura la inmortalidad, por eso los alquimistas lo muelen para fabricar sus elixires de longevidad.

Un pasaje del Libro de los ritos, atribuido a Confucio, celebra la comparación entre la piedra de jade y la virtud:

símbolo de la bondad, por que es de tacto suave; símbolo de la prudencia, por que sus venas son finas y compactas; símbolo de la justicia, porque sus ángulos son firmes pero no hieren; símbolo de la música, porque de él se obtienen sonidos claros; símbolo de la buena fe, por que sus cualidades intrínsecas se ven desde el exterior; símbolo de la Vïa de la Virtud, por que todos lo aprecian, así es el jade…”

0 comentarios sobre “El jade, piedra de la eternidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *